08 noviembre 2012

TARTA DE TERCIOPELO ROJO




La Red Velvet Cake o tarta de terciopelo rojo es un postre americano que consiste en un bizcocho de color rojo en 3 capas y relleno con crema de queso / frosting o icing.

El "Icing" (termino usado por los ingleses ) , también llamado "Frosting" en Estados Unidos, es un glaseado dulce, a menudo cremoso, hecho de azúcar y algún líquido, como agua o leche, que se suele enriquecer con mantequilla, claras de huevo, queso crema o con sabores y que se usa para cubrir o decorar productos horneados, por ejemplo bizcochos y galletas. ( Según la Wikipedia)



Es una tarta para hacer sin prisas, en dos días



INGREDIENTES para 6-8 personas:

Para el bizcocho:
30 gr de cacao en polvo sin azúcar Valor
250 gr de harina
300 g de azúcar ( ó 5 cucharadas de melaza para diabéticos)
115 g de mantequilla  ó margarina vegetal a punto pomada
zumo de limón
1 cucharadita de café de Bicarbonato sódico
250 ml de leche ( he usado leche sin lactosa y sin gluten de Mercadona)
2 huevos
1 cucharadita de esencia de vainilla ó las semillas de una vaina de vainilla
Colorante rojo alimentario Vahiné ( depende de lo rojo que quieras el bizcocho, mas colorante y menos cacao el resultado es un rojo brillante )



Para el frosting ó cobertura:
360 ml de nata para montar (puede ser nata vegetal)
250 gr de queso crema Philadelphia
250 gr de queso mascarpone
115 gr de azúcar glass
1 cucharadita de extracto de vainilla


PREPARACIÓN:

Lo primero que tenemos que hacer es el buttermilk o suero de leche que nos servirá para el bizcocho, a los 250 ml de leche le añadiremos el zumo de medio limón y lo dejaremos reposar la mezcla unos 15 minutos.  

La leche debe estar caliente, aunque no hirviendo, calentandola un minuto en el microondas es más que suficiente, después le añades el zumo de medio limón y dejas reposar 15 minutos.

El resultado, es un líquido ( buttermilk ) o suero de leche y la mantequilla (la parte grasa de la leche), lo que debemos usar es el buttermilk.

Otra forma de hacer la buttermilk es con un yogur natural, el proceso es el mismo, añadele zumo de limón y espera 15 minutos.

Ahora prepararemos el bizcocho:

Después tamizamos la harina, el cacao y media cucharadita de sal.

En un bol grande o si tenemos robot amasador, en el bol del robot, ponemos la mantequilla ó margarina vegetal y batimos a velocidad media,  para que todo se integre bien, añadimos el azúcar (yo he puesto melaza porque el color no se va a notar)  y batimos hasta que esté totalmente integrada, será necesario despegar la masa de las paredes del bol. 

Añadimos los huevos uno a uno, es decir, hasta que el primero no esta integrado con la mezcla no ponemos el siguiente.

Añadimos la esencia de vainilla y el buttermilk poco a poco y finalmente el colorante.

Después empezamos a añadir la harina con el cacao pero lo haremos en tres partes, bajaremos un poco la velocidad de la batidora y ponéis la primera parte de harina dejando que se incorpore perfectamente a la masa, después la segunda de la misma forma y finalmente la ultima parte de la harina y seguimos mezclando . 

Mientras tanto mezclaremos una cucharadita de bicarbonato y una cucharadita de zumo de limón y cuando empiece la efervescencia añadiremos inmediatamente a la mezcla y lo batiremos todo.

Para este bizcocho es mejor hornear en tres moldes pequeños, ya que la tarta tiene tres pisos mas el relleno.

Pondremos la mezcla en los moldes y pondremos al horno a 175º C durante aproximadamente una hora. Tenéis que ir mirando para que no se queme. Hornea hasta que al insertar un palillo éste salga limpio.

Deja enfriar los moldes sobre una rejilla durante unos 15 minutos. Pasado este tiempo, sacaremos los bizcochos de los moldes y los dejaremos enfriar durante al menos 45 minutos.

Cuando estén totalmente fríos, envuélvelos individualmente en papel film y déjalos reposar en la nevera durante la noche. Al día siguiente estarán más asentados el sabor y la textura del bizcocho.
Por eso dije que era mejor hacerlo en dos días, si el bizcocho ha reposado 24 horas, sabe mejor.

 Al día siguiente, sacamos los bizcochos de la nevera y les quitamos el papel film.

Y preparamos el frosting:

Batimos los quesos con el azúcar glass y reservamos en la nevera.

Montaremos la nata y la mezclaremos con los quesos batidos con movimientos suaves y envolventes. Déjala en el frigorífico durante al menos dos horas para que coja consistencia, es importante para el resultado final.

Para montar la tarta:

Lo ideal es que los tres bizcochos tengan la misma altura, para que  la tarta quede bien, si no fuera el caso, recortalos, para igualarlos.

Coge un bizcocho de los que hemos hecho, cubrélo con una capa de la crema o frosting que hicimos ; Encima por el segundo bizcocho, cubrelo de nuevo con la capa de frosting y coloca finalmente el tercer bizcocho con la crema o frosting. Después cubre toda la tarta ( los lados )  con la misma crema y decora al gusto.

Ahí es donde entra tu imaginación, si te atreves, puedes hacer maravillas como ésta:







si os gusta ésta decoración, podéis ver como se hace con éste video:





Es un trabajo lento, pero el resultado final, merece la pena, probadlo !!!

salu2